Niñas y niños de Isla del Rey y Panguipulli grabaron su propia película junto a ONG Brotar

Publicado el 2021-07-08 13:04:00

Niñas y niños de Isla del Rey y Panguipulli grabaron su propia película junto a ONG Brotar

Publicado el 2021-07-08 13:04:00

Niñas y niños de Isla del Rey y Panguipulli grabaron su propia película junto a ONG Brotar En las comunas Corral y Panguipulli se desarrolló el proyecto Taller de Cine Minchekewün iniciativa gestionada por Ong Brotar, equipo multidisciplinario unido por el interés de realizar talleres de cine para promover los derechos de la infancia.

Estudiantes de la Escuela Rural Carboneros de Isla del Rey y Escuela La Aguada de Corral coincidieron en una soleada semana donde las cámaras, la actuación y la animación fueron protagonistas. Tras semanas de sesiones virtuales pudieron concretar el ansiado rodaje del corto “La luz de mis sueños”. Película que mezcló actuación y animación stop motion para narrar la historia de una niña que anhela concretar su sueño.

Pablo Antillanca, Educador Tradicional de la Escuela Rural Carboneros que desarrolla la asignatura Lengua y Cultura de los Pueblos Originarios, considera que el proyecto tiene en común con el sello intercultural de la escuela el rescate de la identidad local y la cultura de la comunidad. Para él el interés de los estudiantes aumenta a medida que se mezcla el juego con el aprendizaje. “Yo veo que la recepción entre estudiantes ha sido buena, hay varios que les gusta la cultura mapuche y creo que los va a incentivar a tener más herramientas. Como docente de la escuela estamos felices de que participen”.

Para la Profesora de Matemáticas y Artes Visuales, Paz Olave Rojas, desde un principio le interesó el proyecto porque considera que aporta diversas experiencias. Si bien en un comienzo del proyecto participaron estudiantes de la Escuela Carboneros, a las pocas sesiones se sumaron estudiantes del sector La Aguada de Corral lo que generó un grupo diverso de estudiantes. “Me parece fantástico que con el tiempo se evidencia que los seres humanos somos sociales y terminamos queriéndonos, conociendo y disfrutando la experiencia. He notado cambios, se nota que están en confianza y eso ayuda a que se puedan comunicar e interactuar de mejor forma. Incluso influye en el desempeño de estudiantes en otras asignaturas. Tuvimos la suerte de lograr sesiones presenciales y eso ayuda a sacar de la caparazón que muchos estudiantes se han refugiado durante los últimos meses debido a la cuarentena”.

Si bien las grabaciones presenciales se lograron debido a que Corral avanzó a fase 2 permitiendo encuentros con aforo reducido y respetando las medidas sanitarias de precaución frente a la pandemia que vivimos hoy, el desarrollo de las sesiones en Panguipulli se realizó en completa virtualidad enfrentado otro tipo de desafíos. Para Pamela y Fabiola, integrantes de ONG Brotar es el primer acercamiento a este tipo de experiencia donde es necesario explorar diversas herramientas para lograr incentivar la creatividad necesaria para grabar un cortometraje siempre a través de una pantalla.

Cine hecho por niños y niñas

Fernando Rivas tiene 12 años y desde kinder asiste a la Escuela Claudio Arrau León de Panguipulli. Destaca que al inicio del taller comenzaron jugando y contando historias en torno a una imagen y que eso fue de gran ayuda para crear la historia del cortometraje.“Me pareció entretenido y me gusto mucho participar del taller. Cada uno hizo una historia del eclipse o inventó un cuento de cómo lo vivimos. Mi parte favorita fue aprender sobre cómo grabar una película. Me gustó participar y si le contara a un amigo sobre el taller le diría que aprendería a hacer una película, grabar y hacer animación. Me gustaría participar con más compañeros del taller para que más niños se entretengan también”.

Martin Rojas Jara estudiante de la Escuela La Aguada de Corral se sumó a participar de las sesiones en un principio online y para finalizar en el rodaje en Isla del Rey. A Martin le gusta la naturaleza y el bosque por lo que grabar la película en la Isla del Rey le resultó entretenido e interesante, ya que no conocía la isla ni lo grande que es. “Desde que comencé me gustó todo, me siento feliz por participar en algo que en pandemia no se puede. Poder salir y despejarse un rato. Pensé que solo aprenderíamos la animación stop motion pero cuando me enteré que también íbamos a grabar me gustó la idea. Aprendí a grabar y hacer animación foto por foto. También me gustó actuar junto a los demás compañeros, y tener clases diferentes”.

Agustina Olivares es estudiante de sexto básico de la Escuela Rural Carboneros de Isla del Rey le gusta el ambiente tranquilo del lugar donde vive y la naturaleza que la rodea. De su escuela extraña jugar en el patio y compartir con compañeros y profesores. . Por lo que reencontrarse durante la semana de rodaje ha sido una experiencia distinta a la del último tiempo. “Es divertido actuar pero me da vergüenza así que al final termine grabando. Nunca había tomado una cámara y ahora aprendí cómo prenderla, grabar y enfocar. En esta película soy la camarógrafa y me siento feliz porque ahora tengo una nueva amiga”.

El proyecto se realiza gracias a la adjudicación del Fondo de Fomento Audiovisual, Convocatoria 2020, del Ministerio de las Culturas, las Artes y el Patrimonio" para brindar la oportunidad a que estudiantes de la región, a través del fomento de la creatividad e imaginación, aprendan técnicas de animación como stop motion y rodaje para retratar desde su voz la cultura que los rodea.

 

 

 

 

Fuente :www.redpanguipulli.cl

fuente : Facebook